Los "empates" de la radio ahora en Apps de música


La radio no morirá...

Spotify, Deezer, iHeart Radio no pueden reemplazar a la verdadera radio al aire. Aunque lo siguen intentando. iHeart ha presentado su nuevo sistema Super HiFi (ver video demo más abajo) que reduce el silencio entre dos canciones cuando usas su aplicación para teléfonos móviles.

No es la única en ofrecer algo así. Tanto Deezer como Spotify proveen canciones según tu gusto personal como usuario único, creando una programación pensada solo en ti. Al comienzo no podían "empatar" canciones pero ahora si pueden.

Tienen una opción de crossfade en la que cada usuario elige el tiempo de anticipación para que una canción que se está acabando se sobreponga con la próxima por sonar. Así tu puedes elegir que la App de música mezcle 2 canciones durante 6 segundos (recomendado) o más. O menos, como te guste más a ti como el usuario que toma esas decisiones.

Ya en el principio del Siglo 21 en computadoras con Windows se usaba un reproductor de archivos MP3 llamado Winamp que permitía añadirle complementos tipo plugin. Uno de esos complementos estaba diseñado para "leer" anticipadamente el MP3 reproduciéndose y comenzar a leer también el siguiente en la lista. Se podía entonces establecer un tiempo para sobreponer los 2 audios simultáneamente incluso en condiciones que aún hoy Spotify no logra hacerlo. El sistema sabía con exactitud cuándo sonaba el final musical de una canción.  Si había segundos de silencio al final o al comienzo, la máquina lo sabía y mezclaba las canciones usando esos silencios a favor y no en contra.

Al tener la información de ambas canciones, el sistema detectaba los niveles de volumen promedio de las canciones y sabía cuándo el promedio empezaba a bajar, así reconocía el final de una canción. Unos podían ser largos finales y otros muy cortos.  La clave para saber cuándo se está acabando una canción es justamente cuando el volumen empieza a descender.

Si el sistema compara eso con el momento en que el volumen de la próxima canción se empieza a incrementar, aunque tenga introducción larga, se puede también detectar el momento en el que ambas canciones deberían coincidir para obtener la transición perfecta entre una y otra canción.

¿Cuándo fallaba ese sistema? Cuando una canción ha sido grabada en concierto y publicada en discos en los que siempre hay sonidos del público y el volumen no disminuye nunca. Las grabaciones "en vivo" solían confundir al sistema. Pero eso se puede solucionar cuando se trata de una emisora de radio, porque cada canción se sube al sistema y se puede editar para pulir los finales y comienzos.



¿Las apps no pueden competir con la radio?


Los sistemas digitales de transmisión en línea y los podcasts no pueden competir contra la verdadera compañía que ofrece un humano hablando desde la radio y poniéndote las canciones que te gustan, adivinando tus preferencias y, por qué no decirlo, también sembrándote preferencias al mostrarte música nueva. ¿O si?

Los sistemas electrónicos de inteligencia artificial no pueden competir con el buen gusto de un DJ  humano que elija las piezas musicales y que haga que las canciones empaten entre si de una manera fluida y continua.  ¿O si?

Estas dos afirmaciones las he escuchado durante muchos años de parte de personas e instituciones con mucha tradición y conocimiento.

También me decían que ni Spotify ni Deezer podían tener contenido hablado, que no ofrecerían la compañía y calidez de una voz humana. Y ahora esas apps y varias más ofrecen podcasts hablados. Programas que puedes elegir por tema y escuchar en el horario que quieras.

El mundo está cambiando rápido, pero hay un par de usos realmente importantes en los que la radio no parece perder sus mayores ventajas: El contenido de audio instantáneo y simultáneo.

Solo la radio puede transmitir ¡ya mismo! un evento deportivo o noticioso, sin siquiera un segundo de demora y además para todo un país o región al mismo tiempo.

Ni las apps ni la televisión o radio digitales o satelitales logran esa magia que solo la radio tiene.

En el libro Todo Sobre Podcast hay más sobre estas ventajas y funciones que diferencian radicalmente a la radio de los podcasts y los servicios de streaming. Por ahora, en este artíuculo, enfoquémonos en la nueva función de iHeart Radio: el Super HiFi.

¿Es realmente algo novedoso? 


Me parece que en términos de tecnología no es algo nuevo, solo la misma funcionalidad de otras apps pero con un nuevo nombre.

Y en ese nuevo nombre podría estar la clave de la novedad: lograr que más personas, quizás a nivel masivo, reconozcan esa función y la empiecen a usar. Porque la verdad es que en Winamp solo algunos geeks descubrimos esa posibilidad de hacer transiciones entre canciones. Y tanto en Sptotify como en Deezer existe la opción y funciona muy bien, pero la mayor parte de los usuarios no la conocen y no la activan.

El nuevo nombre vistoso podría hacer que más personas reconozcan esa posibilidad que hace que una app suene como las radios musicales, solo que con programación mejor elegida para cada uno de nosotros de forma individual y personalizada.

Es un nombre anticuado, creo yo, porque el concepto del HiFi data de los años 60 del siglo 20. Y el "Super" me recuerda al cine casero "Super 8".



¿Qué es empatar canciones? 


Puede que en algunos países se diga diferente, pero el concepto básico es hacer que el momento de transición entre la canción que se termina y la que empieza sea perfecto. El ideal es hacer que la coda de una canción se confunda con la introducción de la que sigue.

Aunque en realidad, en tiempos de la reggaetonizacion de toda la música de las radios eso se convierte más en una utopía, pues las canciones ya no tienen "intro". Por razones de mercadeo los mismos cantantes hacen las presentaciones a la mitad de las canciones diciendo su nombre, su lema o eslogan y en muchas ocasiones hasta mencionan sus redes sociales.

¿Qué tiene entonces por hacer el locutor o DJ de una estación de radio? Empatar las canciones.

Bueno, en realidad, admitámoslo, cada día eso es menos importante. Porque la sistematización de las estaciones de radio para ahorrar horas y horas de trabajo de los programadores, ha llevado a usar software que sortea un número específico de canciones según unas categorías. Así, como barajando cartas, es una máquina la que decide cuándo sonará una canción. Por supuesto, obedeciendo a los criterios que establece el programador o director de una emisora de radio.

Algunos programadores en mi país hacen retoques manuales sobre las listas de programación. Al comienzo de la automatización, hace unos 20 años, las listas de programación salían impresas en enormes tiras de papel.

Las impresoras tenían un sistema de alimentación de papel que tomaba hojas continuas que podían dividirse (o no) después por la línea de puntos que marcaba el inicio y el final de una página. En esas "formas continuas" se imprimía la programación completa de una emisora por un día entero o por un fin de semana de principio a fin. Y el locutor o DJ de turno tenía que leer la lista e ir poniendo las canciones y "empatarlas" de la mejor manera posible.

A esto se le añaden los "sweepers" o "pisadores" que suenan justo encima del empate, o distanciando las canciones cuando son tan diferentes que el empate no es estéticamente agradable entre las 2 canciones concatenadas. Los pisadores suelen ser grabaciones con el nombre de la emisora, que hay que repetir hasta más allá del cansancio para que los oyentes que van dando vueltas por el dial sepan a dónde han llegado.

¡Solo el buen oído de un DJ puede crear un buen empate!

Eso es cierto. Más aún cuando se trata de mezclas en vivo al estilo DeeJay de club o discoteca ¿verdad? donde los empates entre una canción y otra pueden durar hasta 1 minuto o más, con las 2 canciones sobrepuestas.

¿Todo eso hoy es falso?


Los avances tecnológicos han hecho que las emisoras tengan un software de sorteo de canciones para generar una programación, pero también ese sistema se engancha con el de emisión, que toma los archivos de audio de cada una de las canciones que "existen" en una emisora. Así que entre 2 softwares que se hablan entre si, o que son módulos de un mismo sistema mayor, hacen que una vez alimentados de información por el programador, el audio de la emisora puede sonar perfecto sin la intervención de ningún otro ser humano diferente al programador que creó las categorías de canciones y subió los archivos por "barajar".

La presencia humana en las emisoras musicales ahora está apuntada a hacer comentarios para presentar a los artistas, dar la hora y leer las menciones comerciales.

Momento, dijimos ya que los artistas de reggaetón se presentan solos ¿verdad?

¿Y las menciones comerciales? Esas sí se hacen en vivo. ¿Verdad?

¿Verdad? ¿No siempre?

Encuentra mucho más sobre Podcast, Streaming y Radio en el libro Todo Sobre Podcast.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario